CIRUGÍA ESTÉTICA FACIAL

cara y cuello

En la cirugía estética facial Los procedimientos estéticos más comunes en la región facial y cervical son la rinoplastia, blefaroplastia, otoplastia y el estiramiento facial. Todos estos procedimientos pueden acompañarse de otras técnicas como la utilización de toxina botulínica, inyección de productos de relleno o grasa autógena, lipoescultura, liposucción, etc.

Tratamientos faciales

Eliminar arrugas faciales

Acido hilaurónico
Toxina botulínica
Acido poliláctico

Flacidez

Hilos tensores
Acido hialurónico
Lipoescultura facial

Cirugía estética facial

Cirugía estética de cabeza y cuello

Rinoplastia

Consiste en un procedimiento en el cual se cambia el aspecto externo de la pirámide nasal. Mediante esta técnica se puede corregir las deformidades más comunes de la nariz como: nariz prominente, giba dorsal, punta nasal gorda, punta caída, etc.

Otras veces, existe un déficit de proyección y podemos utilizar injertos para aumentar la proyección, bien de costilla o calota craneal. Numerosos casos el defecto estético se acompaña de un problema funcional ventilatorio por espolones o desviaciones de tabique nasal, pudiendo ser corregidos en el mismo procedimiento quirúrgico.

En el postoperatorio debe mantenerse ferulizada la pirámide nasal mediante un férula externa y taponamiento nasal. El taponamiento nasal lo mantendremos hasta 5 días en caso de haber realizado septoplastia. La férula externa la mantendremos entre 7 a 12 días.

Blefaroplastia

Es un procedimiento que elimina la arrugas de los párpados y las bolsas de grasa orbitaria. Es un técnica que puede realizarse perfectamente bajo anestesia local con o sin sedación.

Es una técnica muy agradecida y que rejuvenece la cara del paciente. Normalmente se realiza mediante incisiones externas en los párpados y en algunos casos por dentro del párpado.

En cualquier caso, una vez cicatrizado, las cicatrices son prácticamente imperceptibles, a partir de 7 a 12 días.

Blefaroplastia
AQUÍ

Otoplastia

Es el procedimiento quirúrgico para la corrección de las deformidades de las orejas. La alteración más común son las orejas en asa o en soplillo.

Esta deformidad es patente desde la época infantil y la edad ideal para su corrección es a los 7-8 años, en las que la oreja ya tiene prácticamente el tamaño adulto y el niño está empezando la escolarización.

Existen diversas técnicas para su corrección pero todas ellas pueden realizarse bajo anestesia local y sedación. La incisión se realiza en la parte posterior auricular, se da forma al cartílago fijándolo en su nueva posición y se extirpa el exceso de piel posterior.

Durante el postoperatorio el paciente debe mantener un vendaje ligeramente compresivo sobre la zona auricular durante una semana, momento en que se retiran los puntos. Posteriormente, durante un mes debe mantener un cinta elástica ejerciendo una ligera presión sobre los pabellones auriculares.

Estiramiento facial o Ritidectomía

Es la técnica para eliminar las arrugas de la mayoría de la cara y el cuello producidas por el deterioro y descolgamiento que sufren los tejidos con la edad.

Son típicos, los surcos nasogenianos marcados, arrugas frontales, papada y descolgamiento de la zona paramandibular media. Existen múltiples técnicas para corregir los estigmas de la edad.

Los candidatos ideales para el estiramiento facial son aquellos que: tiene un buen tono de piel, la piel no está dañada por el sol, tiene pocas arrugas, huesos faciales prominentes, mentón prominente, poca papada y no fumadores.

Por el contrario, son malos candidatos: una implantación baja del hueso hioides, mentones retruidos, surcos nasolabial profundo, arrugas profundas en mejillas y fumadores.

Los estiramientos faciales pueden ser parciales o completos. Dentro de los parciales tenemos el frontal y el de los dos tercios inferiores de la cara. El tipo de ritidectomía a realizar debe ser valorado en cada paciente y debe buscar los mejores resultados iniciales a largo plazo. Las técnicas más duraderas son aquellas que se basan en el la fijación del SMAS (sistema músculo aponeúrotico superficial) y disecciones subperiósticas.

La ritidectomía igual que cualquier otra técnica quirúrgica no están exentas de posibles complicaciones que debe conocer el propio paciente. Dentro de estas podemos encontrar: hematomas, necrosis del colgajo cutáneo, daño de nervios sensitivos y motores, cicatriz hipertrófica, deformidad del lóbulo de la oreja.

Las técnicas se realizan normalmente mediante una incisión en la zona pre y postauricular y en el cuero cabelludo, con la idea que queden invisibles. Existen, también técnicas endoscópicas para algunos casos, especialmente a nivel frontal.

Después de una intervención de este tipo debe mantenerse una protección de la acción directa sol durante al menos 6 meses y usar durante los primeros días un apósito especial que favorezca la adhesión de los tejidos levantados.

Lipoescultura facial y cuello

Son técnicas que permiten eliminar excesos de grasa especialmente en la zona de la papada.

Las microinfiltraciones de grasa del propio paciente que permite aumentar pómulos labios, corregir asimetrías etc. Tienen la ventaja respecto a los rellenos con ácido hialurónico, que son definitivos y no precisan de infiltraciones periódicas.